Belleza y cosmética

Propiedades del arbol de té

Uno de los aceites con más años de uso por parte de la Humanidad es el aceite esencial del árbol de té. Esto no debería sorprender a nadie, puesto con los avances de la ciencia se ha podido determinar cuan efectivo resulta para el tratamiento de hongos, heridas y virus.

Este potente antiséptico es uno de los favoritos de las personas que buscan tratar heridas mediante la utilización de remedios naturales. Asimismo, es uno de los mejores antiinflamatorios que podemos encontrar en la naturaleza.

El uso del aceite esencial del árbol de té con fines medicinales, de acuerdo a lo determinado por la mayoría de historiadores, radica en los nativos australianos. En los tiempos en que no existían aún los medicamentos recetados y los antibióticos, estos recurrían al árbol de té como panacea.

Para beneficiarse de sus propiedades curativas, los nativos trituraban las hojas o preparaban infusiones de té. Eran un remedio común para los resfriados y la tos. Sin embargo, también se solían moler las hojas para espolvorearlas sobre las heridas y se usaba lodo a modo de cataplasma para mantener el polvo en su lugar.

Es importante que no se confunda al árbol de té con las plantas de té más comunes, las cuales son popularmente usadas para hacer té negro, verde, entre otros… Lo que ocurre es que éste árbol recibe dicho nombre porque históricamente fueron utilizadas sus hojas para preparar té.

Beneficios del aceite del árbol de té

Para entender por qué es tan popular y venerado, es importante conocer los beneficios del aceite del árbol de té, los cuales se describirán a continuación.

Combate las bacterias

Podría decirse que este el principal beneficio que aporta el árbol de té, puesto que se trata del más conocido. En Australia se ha usado como agente antibacteriano desde casi cien años.

En la mayoría de los casos era utilizado para combatir bacterias que afectaban a la piel, pero con los últimos descubrimientos se ha demostrado que no sólo en estos casos puede ser beneficioso.

Los últimos estudios han determinado que los efectos antibacterianos del aceite esencial del árbol de té podrían deberse a su capacidad natural para dañar las paredes bacterianas. No obstante, aún no hay suficientes estudios como para llegar a una conclusión definitiva.

Reduce la inflamación

Gracias a que el árbol de té propiedades incluye una dosis alta de terpinen-4-ol (compuesto conocido por reducir la inflamación), se ha descubierto que puede servir como remedio natural para afecciones inflamatorias.

Es principalmente recomendado para tratar la inflamación a nivel bucal, aunque también se puede usar de manera tópica para tratar inflamación en la piel. Es tal su efectividad como antiinflamatorio que funciona mejor que el aceite de parafina, pese a que éste último sea mucho más popular.

Combate los hongos

Los nuevos descubrimientos relacionados con las investigaciones de el árbol de té propiedades ha resaltado que tiene la capacidad de combatir una amplia gama de hongos. Estos estudios se han centrado en el hongo Candida Albicans, uno de los cuales afecta comúnmente el área genital, la boca, piel y garganta.

Efecto antiviral

El árbol de té incluso tiene propiedades antivirales, de manera que puede prevenir o ayudar en la sanación contra algunas enfermedades. No obstante, en este campo la investigación aún es algo limitada, por lo que no es posible llegar a conclusiones contundentes.

Puede curar el acné

Al igual que ocurría con el efecto antiviral, en este campo la investigación es algo limitada. Sin embargo, con los estudios que se ha realizado, en la última década, se ha determinado que el gel de aceite esencial de árbol de té no sólo puede tratar el acné, sino que también ayuda a reducir la gravedad del mismo.

Sus propiedades antiacné se han comparado con las del peróxido de benzoilo, uno compuesto de uso mucho más común, el cual es ingrediente activo de muchas cremas para tratar acné leve o moderado.

Al parecer el aceite del árbol de té tiene una eficacia similar, con la diferencia de que tarda más tiempo en actuar. La buena noticia es que reporta menos efectos secundarios que el peróxido de benzoilo.

Trata la dermatitis de contacto

Es popular, en el mundo de los remedios naturistas, el uso de aceite esencial de árbol de té para tratar la dermatitis de contacto. De hecho, las últimas investigaciones han descubierto que es uno de los tratamientos más eficaces para la dermatitis alérgica, incluso sobre otros remedios más comunes.

Sin embargo, no ocurre lo mismo en el caso de la dermatitis irritante, donde las mismas investigaciones demostraron que las propiedades del árbol de té parecen no tener efectos.

Elimina la caspa

Si tienes problemas con la caspa, te interesará saber que el aceite esencial de árbol de té puede ser todo lo que necesitas para ponerle fin, gracias a sus propiedades antifúngicas.

Los champúes que contienen alguna concentración de aceite de árbol de té, de acuerdo a algunos estudios, experimentan una reducción de sus problemas de caspa pasadas cuatro semanas de utilización. Asimismo, sus cabellos experimentaron una reducción significativa de los niveles de grasa y picazón.

Cabe destacar que este remedio natural tiene como beneficio que no reporta efectos secundarios, algo muy positivo si se toma en cuenta que existen algunos tratamientos para la caspa muy agresivos que provocan efectos secundarios.

Contraindicaciones del aceite de árbol de té

Aunque a estas alturas ha quedado bastante claro que el aceite de árbol de té es una planta que no produce efectos secundarios, sí existen ciertas contraindicaciones relacionadas con él.

El árbol del té no debería resultar tóxico, salvo que se beba el aceite sin diluir o la persona presente un cuadro alérgico.

La buena noticia es que éstas sólo se suelen presentar en el caso de los pacientes alérgicos. Sin embargo, es importante diluir el aceite esencial del árbol de té siempre que se desea tomar por vía oral, pues de otra manera puede resultar tóxico para el organismo, generando erupciones cutáneas, confusión, problemas para caminar e incluso inducir a un coma.