Crema para quemaduras
Belleza y cosmética

Crema para quemaduras

Una de las lesiones domésticas más frecuentes son las quemaduras, de ahí que nunca viene mal tener una crema para quemaduras en casa. Claro está que esto no quiere decir que este tipo de lesiones sean inevitables, pero cuando ya es demasiado tarde no queda más opción que actuar directamente sobre el problema, en este caso las quemaduras.

Sin embargo, también hay que entender que la crema para quemaduras no nos puede ayudar en todos los casos. Existen algunas ocasiones en que las quemaduras son tan graves que resulta inútil la utilización de este tipo de cremas. En los casos más graves requeriremos atención médica de urgencia.

Pero en este artículo no ahondaremos en las quemaduras de segundo y tercer grado, sino las de primer grado, pues se trata de las quemaduras más superficiales y las que menos problemas tienden a dar.

¿Qué son las quemaduras y qué tipos hay?

Las quemaduras son todas aquellas lesiones de piel provocadas por un exceso de calor.

Se define quemadura a aquellas lesiones que son provocadas por cambios bruscos de temperatura, generalmente por un calor muy alto. Las más comunes son provocadas por los rayos solares, la fricción o las llamas, pero existen también otros tipos.

Quemaduras por radiación

Se trata del tipo de quemadura más frecuente. Es la causada por la radiación solar, muy común cuando se pasa demasiado tiempo en el exterior. No suelen ser muy graves y se pueden prevenir con la utilización de un protector solar lo bastante eficaz.

Quemaduras por calor

Entre estas se incluyen las quemaduras que provocan el fuego o líquidos y objetos calientes.

Quemaduras de fricción

Son provocadas por el contacto brusco con alguna superficie dura.

Quemaduras por electricidad

Estas son las que son provocadas por el contacto con algún tipo de contacto con energía eléctrica.

Quemaduras químicas

En ocasiones estas pueden ser algo graves. Son provocadas por el contacto con algún tipo de producto químico, ya sea de uso industrial o doméstico.

Clasificación de las quemaduras

Ya conocemos los tipos de quemaduras, pero aún no conocemos cómo se clasifican de acuerdo a la gravedad. Es dependiendo de la clasificación de las quemaduras que podremos determinar cuál es el tratamiento requerido.

Primer grado

Se trata de un tipo de quemaduras tan superficial que el uso de crema para quemaduras podría bastar para encargarse de ellas. Se caracterizan por no revestir demasiada gravedad y afectar sólo a la capa exterior de la piel, la cual se conoce como epidermis.

Como son menos graves, este tipo de quemaduras se puede tratar muchas veces en casa mediante el uso de cremas o pomadas.

En este caso la piel está intacta, pero adquiere un tono rojizo muy peculiar. Cabe destacar que las personas afectadas experimentan dolor e hinchazón.

Segundo grado

En este caso nos encontramos en un punto intermedio, pues el espesor de las quemaduras es parcial. En estos casos aparecen ampollas en la piel, el alcance de la lesión va más allá de la epidermis, el dolor es mayor y la piel puede llegar a supurar.

Tercer grado

Las quemaduras de tercer grado son las peores de todas, pues revisten mayor gravedad. Aquí el alcance de la lesión es bastante amplio, hasta el punto de que es posible que haya llegado hasta el hueso, pues abarca toda la superficie de la piel.

Es posible que provoquen dolor, pero no en todos los casos, ya que es común que el daño sea tan grave que los nervios estén afectados, de manera que la persona no siente dolor. Se caracterizan por ser negras y secas o marrones.

¿Cuál es el tratamiento para las quemaduras?

El tratamiento no siempre es la utilización de alguna crema para quemaduras, todo dependerá de la gravedad de la quemadura, tal y como veremos a continuación.

Tratamiento para quemaduras de primer grado

En este caso comprar crema para quemaduras y aplicarla en el área afectada puede ser suficiente para solucionar tu problema. Sin embargo, existen casos en que sí es recomendable acudir al médico, como cuando la quemadura está cerca de una articulación importante, es muy grande o está en el rostro.

 

Si se aplica correctamente la crema para quemaduras, entonces la piel podría sanar en un período de aproximadamente una semana. Sin embargo, dependiendo de la calidad de la crema, es posible que la quemadura sane en un menor tiempo.

Tratamiento para quemaduras de segundo grado

En este caso podría ser necesario utilizar alguna crema para quemaduras más potente, como aquellas que cuentan con agentes antibióticos. Así mismo, es probable que sea necesaria la utilización de vendajes recurrentes. Pueden tratarse en casa, pero es recomendable acudir al médico.

En las quemaduras de segundo grado el proceso de sanación es más lento, pues el tejido dañado debe recomponerse.

En este caso la piel debe regenerar nuevo tejido, por lo cual la sanación puede llegar a tardar más tiempo. Además, es importante tener en cuenta que nunca se debe aplicar un crema para quemaduras en una herida que está supurando o sangrando, ya que no ayudaría a la sanación e irritaría la piel, afectando negativamente al proceso de sanación.

Tratamiento para quemaduras de tercer grado

Las quemaduras de tercer grado son bastante graves, por lo que en este caso no es útil la utilización de crema para quemaduras, sino que se debe acudir inmediatamente al médico.

Estas quemaduras suelen ser causadas por productos químicos o energía eléctrica. Son bastante graves, por lo cual siempre es necesario asistir con carácter de asistencia a algún centro médico cuando se padece de alguna quemadura de este tipo.

Primeros auxilios

Si no se dispone de una crema para quemaduras, entonces se debe recurrir al agua para hidratar la lesión.

En caso de presentar una quemadura, los primeros auxilios que se deben realizar es la aplicación de agua fría en el área afectada, salvo que se cuente con algún tipo de pomada a la mano. De ser posible, es recomendable dejar el área afecta bajo un grifo de agua fría durante más de cinco minutos.