crema para cicatrices
Belleza y cosmética

crema para cicatrices

Las cicatrices son uno de los problemas cutáneos más comunes. Si bien no se tratan de un problema de salud en sí, pueden llegar a ser molestas visualmente, incluso cuando son muy pequeñas. Afortunadamente la existencia de la crema para cicatrices puede hacer que esos pequeños problemas desaparezcan.

Esto suele servir en la mayoría de los casos, salvo que se trate de uno excepcionalmente grave. Pero, si tienes la suerte de que la cicatriz que te molesta no es una de esas, entonces probable que todo lo que necesites sea comprar una crema para cicatrices que logre reducir el tamaño de esta molestia en tu piel, haciendo que sean más agradables visualmente.

Cómo escoger una crema para cicatrices adecuada

En el mercado cosmético existe una amplia variedad de cremas para cicatrices que aseguran que podrán eliminar esas molestas marcas en tu piel en poco tiempo. Sin embargo, dado que no todo lo que brilla es oro, no todos estos productos funcionan tan bien como prometen.

Por lo tanto, lo recomendable es  optar por aquellas cremas producidas por empresas cosméticas conocidas, las cuales llevan años de trayectoria y una impecable reputación. Además, se debe evitar la tentación de optar por productos genéricos, por muy económicos que puedan resultar, ya que tienen menos posibilidades de ser efectivos.

De igual manera, revisar si la crema para cicatrices que estamos interesados en comprar cuanta con referencias reales que hablen de su efectividad, puesto que de esta manera es mucho menos probable que se trata de un engaño.

Asimismo, tenemos que estar conscientes de que no todas las cremas para cicatrices funcionan igual. Algunas están diseñadas para tratar cicatrices de acné; otras de raspaduras y; otras de heridas más específicas.

Debemos haber identificado previamente el tipo de cicatriz que tenemos y, dependiendo de cual sea éste, optar por una crema u otra. Así garantizamos la máxima efectividad posible.

Funcionamiento de las cremas para cicatrices

La crema para cicatrices no funciona por arte de magia, sino que tiene toda una magia detrás. En la mayoría de los casos, la silicona es el ingrediente activo que permite que logren su cometido.

Pese a tener varios componentes, la silicona es el principal responsable de las propiedades curativas de la crema para estrías.

¿Por qué la silicona logra esto? Simple: reduce el exceso de colágeno. Si bien es cierto que el colágeno es beneficioso para la piel, cuando se produce en exceso es responsable de la aparición de las cicatrices.

Este efecto se logra gracias a que la silicona hidrata el tejido. Sin embargo, no se trata del único elemento necesario para desvanecer las cicatrices. Las cremas para cicatrices también tienen altas dosis de alantoína y vitamina E, las cuales en conjunto ayudan a suavizar la piel, produciendo un blanqueamiento y reducción del enrojecimiento, lo que hace que las cicatrices sean menos visibles.

Hay que mencionar que, pese a no ser imposible, no es muy probable que logres eliminar por completo tus cicatrices sólo con una crema. Aun así se pueden lograr resultados muy buenos, hasta el punto de que la cicatriz se haga muy poco visible.

En el caso de que desees un tratamiento capaz de eliminar por completo tus cicatrices, entonces deberías optar por los tratamientos alternativos.

Tratamientos alternativos

Los tratamientos alternativos a las cremas para cicatrices sn más costosos e intrusivos, pero son los únicos que pueden funcionar en los casos más graves.

Entre los más comunes se encuentra la “subcisión”, una cirugía que se realiza con una aguja hipodérmica, la cual tiene el objetivo de aflojar le tejido de la cicatriz para lograr su posterior regeneración completa.

También existen los tratamientos mediante inyecciones de esteroides, los cuales han demostrado ser muy efectivos para tratar ciertos tipos de cicatrices.

Cómo prevenir las cicatrices

Es cierto que ninguna crema para cicatrices es completamente infalible. Sin embargo, también es cierto que, salvo en el caso de las cicatrices graves, esto no debería de ser un problema. Por eso saber cómo prevenir las cicatrices es todo lo que necesitamos para no tener que preocuparnos demasiado por ellas.

La mejor forma de evitar preocuparse por las cicatrices es la prevención.

Hacerlo no es muy complicado. El principio básico es evitar arrancarse la piel de lesiones como raspaduras o marcas de acné, puesto que cuando hacemos esto le abrimos la puerta a bacterias que pueden empeorar la lesión, haciendo que sea más probable la aparición de cicatrices.

Además, el uso de cremas humectantes también puede ayudar mucho. Esto se debe a que la piel seca tiende a pelarse, lo que contribuye a la aparición de cicatrices.

¿Cuáles son los tipos de cicatrices?

No existe un solo tipo de cicatrices. Conocerlos todos es importante para identificarlos y escoger cuál es la crema para cicatrices y tratamiento más adecuado. Por eso a continuación los mencionamos todos.

Cicatrices queloides

Las cicatrices queloides son las que ocurren cuando la curación se realiza de manera muy agresiva. Suelen ser más graves, puesto que se extienden hasta áreas más amplias que el área de la herida. Además, en algunos casos, dificultan el movimiento.

Para tratar este tipo de cicatrices no se recomienda el uso de cremas para cicatrices sino el uso de láminas de silicona, inyecciones de esteroides o cirugía. Si los queloides son pequeños es posible recurrir a la crioterapia.

Cicatrices de contractura

Estas son las que ocurren debido a una quemadura. Tensan la piel, haciendo que sea difícil moverse. Generalmente no son graves, pero existen algunos casos en que son tan profundas que afectan a los nervios y los músculos.

Cicatrices hipertróficas

Similares a los queloides porque van más allá del área de lesión, pero son menos graves. Se pueden tratar mediante láminas de silicona o inyecciones de esteroides. Si no son muy grandes las cremas para cicatrices pueden ayudar mucho.

Cicatrices de acné

Este tipo de cicatriz se suele tratar con cremas cuando para cicatrices cuando no son demasiado profundas. Pero dado que existen varios subtipos, es posible que en algunos casos se deba recurrir a los tratamientos alternativos.