Crema con retinol
Belleza y cosmética

crema con retinol

La crema de retinol es uno de los compuestos más comunes para el tratamiento del acné. Esto se debe a que entre sus propiedades cuenta con una gran cantidad de vitamina A pura.

La vitamina A es conocida por reactivar de manera natural el proceso de regeneración de la piel. Esto ayuda a combatir el exceso de sebo y a producir una exfoliación natural. Esto implica, por un lado, la prevención del acné y, por el otro, el tratamiento de los granos que podrían estar afectando el rostro.

Características de la crema de retinol

La crema de retinol no es igual a otros compuestos utilizados para tratar el acné. Es se debe a que está caracterizado por funcionar mejor como un refuerzo que como un tratamiento individual. Por lo tanto, lo común es que se agregue encima de otras cremas.

Aumenta el colágeno

En el aumento del colágeno encontramos la clave de la mayoría de los beneficios del retinol.

Los resultados de utilizar la crema de retinol de esta manera pueden ser muy positivos. Se ha comprobado científicamente cómo logra aumentar la cantidad de colágeno que produce naturalmente el cuerpo, lo cual ayuda no sólo a combatir el acné, sino también a la reducción de líneas y arrugas.

Asimismo, el aumento del colágeno por uso del retino mejora el color de la piel, dándole un aspecto más uniforme al eliminar toda clase de manchas. En resumen, le dará a tu piel un aspecto más joven y atractivo.

Puede resecar la piel

Aunque la crema de retinol tiene una gran cantidad de beneficios, también es importante saber que tiene algunas desventajas, como la posibilidad de que aumente la resequedad de la piel. Esto puede hacer que la piel se vuelva escamosa y se desprenda.

Debido a sus propiedades, la crema con retinol reduce la grasa en la piel, resecándola.

Sin embargo, se trata de un efecto secundario insignificante en comparación a todos los beneficios que aporta el añadir crema de retinol a otros productos cosméticos para el cuidado de la piel.

Además, es posible evitar este efecto secundario si se toman las medidas adecuadas. Si se aplica la crema durante la noche en conjunto con crema hidratante y, además, se aplica protector solar al despertar, entonces es poco probable que enfrentes problemas de resequedad.

¿Cómo utilizar la crema de retinol?

La crema retinol no es un producto que se haya vuelto popular de la noche a la mañana. Lleva varios años siendo muy reconocida en el mundo de la cosmética. Además, a diferencia de otros productos, el retinol tiene la ventaja de que está respaldado no sólo por sus fanáticos, sino por dermatólogos de destacada trayectoria en todo el mundo. De ahí que sea un clásico para tratar las arrugas y el acné.

Pero, aunque el producto funcione muy bien en sí, es difícil alcanzar la máxima eficacia si no lo utilizas correctamente. Para lograr esto, primero tienes que comprender a profundidad cómo es el funcionamiento del retinol.

Funcionamiento

Lo primero que tienes que tener claro es que la crema de retinol sí funciona, no se trata de alguna clase de producto repleto de una marketing engañoso que al final acaba decepcionando cuando descubres que se trata de una estafa.

Su funcionamiento no sólo está respaldado por su trayectoria o el uso a través de los años por tantas personas en el mundo, sino también porque son numerosos los estudios que reseñan cómo combate la pigmentación, arrugas, líneas finas, envejecimiento prematuro y daño solar.

Asimismo, está científicamente respaldado como un exfoliante repleto de propiedades beneficiosas para el suavizado de la piel.

¿Pero cómo funciona la crema de retinol? Pues tan simple como que sus propiedades se encargan de estimular la producción del colágeno, tal y como se mencionó anteriormente. El colágeno es el responsable de darle a la piel su característico aspecto suave, flexible, elástico y de acabar con la pigmentación.

Edad para utilizarlo

Se recomienda utilizar retinol al menos después de los veinticinco años

Aunque no se trate de un producto agresivo con la piel, no es recomendado su utilización por personas demasiado jóvenes. En este sentido, lo más recomendable es comenzar a utilizar la crema de retinol a finales de los 20 años. Sin embargo, se trataría de casos excepcionales, ya que es poco probable que personas menores de 25 años requieran beneficiarse de sus propiedades antiarrugas.

Seleccionar la crema correcta

No todas las cremas tienen la misma concentración de retinol, por lo cual hay que escoger la adecuada de acuerdo a nuestras circunstancias personales.

No todas las cremas de retinol son iguales. La crema que compres influirá mucho en los resultados que obtendrás. Por eso es recomendable que elijas meticulosamente la que utilizarás.

Por ejemplo, la crema retinol Roche-Posay Redermic R es una de las opciones más comunes para la personas que no tienen problemas graves de arrugas, ya que su concentración es de 0,3%. Más que suficiente para obtener buenos resultados sin tener inconvenientes con los efectos secundarios.

Por el contrario, si por alguna razón requieres una presentación más potentes, entonces deberías considerar la utilización de Medik8 Crystal Retinal 3, una de las fórmulas más potentes a base de retinol en el mercado.

El retinol y el acné

Como ya se mencionó, la crema con retinol puede ser muy eficaz para el tratamiento del acné. Sin embargo, si decides utilizarlo para este fin, debes tener cuidado de no mezclarlo con otros productos, pues podrías desatar reacciones adversas poco agradables.

El retinol sólo es recomendado para tratar el acné cuando no se mezcla con otros productos que podrían reaccionar de forma adversa

Ciertos medicamentos para el acné, generalmente los fabricados a base de ácido glicólico, adquieren cierto grado de toxicidad al mezclarse con el retinol. Por lo tanto, lejos de potenciar el efecto del tratamiento, lo que harías sería provocarte enrojecimiento e irritación en todo el rostro.

Para prevenir esto, lo más recomendable es que siempre consultes con un dermatólogo antes de mezclar crema con retinol con otros productos, sobre todo si no estás seguro sobre cómo pueden interactuar entre sí.