Beneficios del champu en seco
Belleza y cosmética

champú en seco

El champú seco es ese tipo de champú cuyo principal objetivo es tratar los cabellos que tienen exceso de grasa, aceite y suciedad. Se diferencian del resto de tipos de champús en que no requieren agua para su aplicación.

Por otra parte, este champú también se caracteriza porque no tiene que aplicarse en todo el cabello, sino que la única zona indispensable es la corona, salvo que haya alguna otra área donde haya exceso de cabello grasoso.

Beneficios y curiosidades del champú seco

Si bien manejar este champú suena como algo simple, hay varios datos interesantes que lo rodean, como que puede ser utilizado inmediatamente después de un entrenamiento para limpiar el sudor o que tiene algunas propiedades que lo hacen especialmente beneficioso.

Es por esta razón que en el presente artículo ahondaremos en todo lo relacionado con este tipo de champú, sus múltiples beneficios y desmentiremos también algunos mitos curiosos que rodean a este producto.

La seguridad del champú seco

Con el aumento de la popularidad del champú seco en el mundo, también ha aumentado la cantidad de mitos que lo rodean. Uno de los mitos más comentados es aquel que sugiere que el uso del champú seco no es tan seguro como el de otros acondicionadores más típicos, hasta el punto de que se asocia con algunos problemas capilares.

El champú es seguro siempre que se utilice con una regularidad correcta.

Este mito es cierto, pero sólo hasta cierto punto. Lo que ocurre con el champú seco es que sus propiedades químicas lo hacen un poco más agresivo para el cabello que otros tipos de champús o acondicionadores. Esto es así porque de otra manera no sería posible que le dé a tu cabello ese aspecto tan brillante y limpio de grasa.

Pero esto no quiere decir que debas temer al utilizarlo. La realidad es que para que tengas problemas como pérdida de cabello o destrucción de folículos, tendrías que utilizar este tipo de champú con una frecuencia muy alta o durante un tiempo bastante prolongado.

Por lo tanto, siempre y cuando te asegures de usarlo con moderación, no deberías de tener inconvenientes al utilizar champú seco.

El champú seco no es verdadero champú

Desde una perspectiva técnica, más que champú, el champú seco es una mezcla de alcohol con almidón. Por lo tanto, cuando lo aplicas no estás limpiando tu cabello en todo el sentido de la palabra, dado que el aceite continuará estando en tu cabello, pero gracias a la absorción del almidón será mucho menos perceptible.

Aun cuando no sea un champú en todo el sentido de la palabra, bajo ciertas condiciones puede ser muy útil.

En este sentido, se diferencia del efecto exfoliante de los champuses que requieren agua en que no te ayudará a eliminar el aceite de tu cabello. Sin embargo, debido a que no necesita agua, puede ser muy útil para aquellos momentos en que deseas lucir un cabello presentable y no tienes tiempo para bañarte.

Es más eficaz durante la noche

Este mito sí es completamente real. Si bien es cierto que es posible utilizar champú seco en cualquier momento del día, los especialistas recomiendan que se utilice en la noche para aumentar la eficacia de sus efectos positivos en el cabello.

En la noche es cuando mejor se pueden aprovehcar las propiedades de este tipo de champú.

Esto se debe a que en este momento es más probable que le cabello requiera un impulso. Cuando te aplicas champú seco en la noche, éste será renovado en la mañana y será absorbido durante toda la noche mientras duermes.

Cómo utilizar champú seco adecuadamente

Ya hemos hablado de cómo el champú seco puede ser muy beneficioso, pero también perjudicial cuando se usa de forma inadecuada. Por eso es importante ahondar ahora en las consecuencias negativas que puede tener el champú con el cabello, en caso de que los uses de forma inadecuada.

El champú seco puede ser muy beneficioso cuando se usa de la manera correcta.

Asimismo, mencionaremos algunos consejos para sacarle el máximo provecho al champú seco, a la vez que evitas los efectos nocivos en tu cabello.

En exceso puede destruir los folículos pilosos

La razón por la que se debe evitar usar champú seco en exceso se debe a que esto puede hacer que se acumule una gran concentración del producto en el cuero cabelludo.

Los riesgos están presentes sólo bajo una utilización excesiva, con moderación no hay inconvenientes.

Esto puede provocar picazón en la cabeza, siendo un síntoma de poca importancia. Lo verdaderamente preocupante es que puede llegar a provocar foliculitis, una infección en los folículos pilosos, la cual puede provocar pérdida del cabello.

Agítalo antes de usarlo

Cuando agitas el champú seco ayudas a que, al momento de aplicártelo, la fórmula esté distribuida de forma uniforme. Esto es importante para evitar que el almidón se asiente en la parte inferior del producto, lo que puede reducir su eficacia.

No lo rocíes directamente en el cuero cabelludo

Lo ideal es que rocíes el aerosol del champú seco sobre las raíces de tu cabello y no directamente en el cuero cabelludo. Para lograr esto es recomendable mantener una distancia de cuatro a seis pulgadas.

Rociar directamente el champú seco en el cuero cabelludo puede reducir su eficacia.

De esta manera lograrás que el almidón penetre profundamente en las raíces más sucias del cabello.

En el caso de que uses un champú seco en polvo, no podrás evitar espolvorearlo cerca del cuero cabelludo, pero se recomienda que evites, en la medida de lo posible, aplicarlo directamente en dicha zona.

No dejes de dispersarlo al aplicarlo

Cuando vayas a rociar este tipo de champú, tienes que evitar detenerte en el proceso, puesto que corres el riesgo de dejar una gran concentración en alguna parte de tu cabello, lo cual no es nada fácil de dispersar.

Lo más recomendable para que tengas éxito al hacer esto es recurrir a un movimiento de barrido, esto te ayudará a rociar tu cabello uniformemente.