tratamiento de acne rosacea
Belleza y cosmética

Acne Rosacea

No todos los tipos de acné son iguales. Existe uno que no es muy conocido como acné rosácea, el cual muchas veces se confunde con otro tipo de patologías. Se caracteriza por presentar unas protuberancias muy parecidas al acné y por hacer parecer que estás sonrojado.

No se trata de una afección grave, pero puede afectar tu aspecto físico de forma negativa. Por lo tanto, cuando presentas sus síntomas típicos es importante acudir con un médico para que te recete un tratamiento adecuado de acuerdo al tipo de acné rosácea que padezcas.

Ahora bien, quizá te preguntes qué es esta enfermedad, sus causas y efectos. Si ese es tu caso, te invitamos a que sigas leyendo para que lo descubras.

¿Qué es la acné rosácea?

La acné rosácea es una patología de carácter crónico poco común. Actualmente se desconocen sus causas y tampoco existe una cura. Sin embargo, debido a los avances médicos de la actualidad, se han desarrollado tratamientos que reducen los síntomas, lo que permite a los afectados tener una vida plena.

El acné rosácea no tiene cura, pero los avances médicos hacen que sea más sencillo vivir con él.

No existe sólo un tipo de acné rosácea, sino que existen cuatro subtipos que se diferencian entre sí por sus síntomas. Además, el hecho de padecer un tipo no garantiza inmunidad frente al resto de subtipos, sino que incluso se pueden tener paralelamente varios subtipos.

Síntomas

Pese a que puede confundir por acné, si se conocen sus síntomas no es muy difícil de identificar. Las protuberancias rojas con pus son fáciles de identificar. Además, a diferencia del acné tradicional, la acné rosácea casi siempre genera las protuberancias exclusivamente en la frente, nariz y mejillas.

Asimismo, la rosácea se caracteriza por ocurrir durante síntomas y no de forma permanente. Es decir, puedes durar semanas o meses mientras se manifiestan los síntomas, pero eventualmente desaparecerán, aunque después volverán.

Probablemente el síntoma más evidente sea el enrojecimiento de las mejillas, lo cual establece la diferencia frente a otros tipos de afecciones dérmicas. Aunque, en algunos casos, también puede haber enrojecimiento en la frente, barbilla y nariz. En los casos más raros hay enrojecimiento de las orejas, el cuello, cabeza y pecho.

Pasado algún tiempo, es posible ver los vasos sanguíneos transparentarse en la piel. Además, en los casos más graves las personas pueden llegar a sufrir molestias en los ojos.

Es importante destacar que, incluso cuando los síntomas son leves, es importante recibir tratamiento para acné rosácea, puesto que, cuando no se aplica tratamiento para la rosácea, los síntomas pueden agravarse significativamente, hasta el punto de volverse permanentes y no temporales.

Factores de riesgo de acne rosácea
Pese a que todavía no se sabe con certeza cuáles son las causas de la acné rosácea, existen algunos factores de riesgo que hacen a las personas más propensas a desarrollar la enfermedad. Estos se mencionan a continuación.

Genética

La rosácea parece tener un importante factor genético hereditario. Aquellas personas que tienen un familiar cercano que padezca la enfermedad, son más proclives a desarrollarla. De hecho, en la mayoría de los casos podría considerarse como una enfermedad familiar.

Por otra parte, la genética racial también incide en este padecimiento. Las personas de piel clara, cabello rubio y ojos azules son las que tienen mayores posibilidades de padecer la enfermedad.

Problemas en los vasos sanguíneos

Las personas que presentan algún tipo de patología relacionada con los vasos sanguíneos de la cara son más proclives a desarrollar rosácea. En estos casos se debe evitar la exposición solar en la medida de los posible, ya que esto puede empeorar el estado de los vasos sanguíneos, haciendo más visibles los síntomas.

Edad

No existe una edad específica para experimentar los primeros síntomas de la rosácea. Sin embargo, las personas que tienen entre treinta y cincuenta años son el grupo de riesgo más numeroso.

Sexo

La acné rosácea se puede presentar tanto en hombres como en mujeres. Sin embargo, las mujeres tienen mayores probabilidades de padecer la enfermedad.

Acné grave

Las personas que presentan un cuadro de acné grave son más propensas también a padecer de rosácea.

¿Cómo saber si se tiene rosácea?

Diagnosticar la rosácea no es complicado, basta con acudir a una consulta médica y someterse a un examen físico de la piel para que el médico lo determine.

La mejor forma de diagnosticar el acné rosácea es con un médico.

En el caso de que el médico llegue a la conclusión de que tienes acné rosácea u otra afección cutánea, debería recomendarte a un dermatólogo.

Cómo tratar acné rosácea

Al tratarse de una afección crónica, no existe un tratamiento que pueda poner fin a la enfermedad, por lo que también puede ser un poco difícil tener que adaptarse para lidiar con ella. Afortunadamente no es posible e incluso existen grupo de apoyo en línea para personas que también padecen la enfermedad, de manera que los afectados puedan evitar sentirse tan solos.

Medicinas

El tratamiento más común es el uso de fármacos de uso tópico y oral. Dicha combinación de medicamentos tiene como objetivo reducir la inflamación y el enrojecimiento.

Asimismo, es bastante común el uso de antibióticos orales, puesto que estos ayudan a reducir la inflamación más rápidamente que los medicamentos de uso tópico.

A veces suele utilizarse la Blephamida, una gota del ojo eficaz para tratar a los pacientes que presentan molestias en el ojo derivadas de la rosácea. Como alternativa existen las tetraciclinas y la doxiciclina, puesto que también ayudan a aliviar los síntomas oculares.

Efectos del tratamiento

Si bien es cierto que el tratamiento es incapaz de curar la rosácea por completo, puede reducir significativamente los síntomas, de manera que las personas pueden tener una vida sin inconvenientes.

Sin embargo, hay que recordar que la rosácea no afecta a todas las personas de la misma manera, puesto que en algunos casos puedes ser más fácil de tratar y en otros más complicado. Por tanto, siempre es indispensable el apoyo médico para tratar o incluso prevenir los efectos de la acné rosácea.