Ácido hialurónico para la piel
Belleza y cosmética

acido hialuronico para la piel

El ácido hialurónico para la piel puede ser uno de los mejores productos que se han inventado en el mundo de la cosmética. Esto se debe a que esta sustancia milagrosa es capaz de darle un aspecto fresco, saludable y rejuvenecido, con una eficacia que no cualquier producto ofrece.

Además, se destacada de entre la mayoría de productos de este estilo porque tiene potentes propiedades de retención de agua. De hecho, esta característica es su principal punto fuerte, pues te garantiza que tendrás una piel hidratada. Ideal para las personas que tienen problemas por tener una piel muy seca.

¿Por qué es recomendable usar ácido hialurónico para la piel?

Su capacidad para hidratar la piel es la principal motivación para usar este ácido.

La respuesta a esta interrogante la encontramos en la ya mencionada capacidad de retención de agua con la que cuenta el ácido hialurónico para la piel. La explicación se encuentra en que la piel retiene agua por sí misma, pero, a medida que las personas envejecen, esta capacidad se ve mermada.

Es ahí donde entra el ácido hialurónico como un producto milagroso, ya que es capaz de paliar estos efectos negativos del envejecimiento sobre la hidratación natural de la piel, haciendo que la retención de líquidos mejore su eficacia. De ahí que tras aplicar productos con esta sustancia la piel adquiera una mayor firmeza e incluso se reduzca la visibilidad de las arrugas o líneas de expresión.

Cabe destacar que el colágeno, uno de los componentes más importantes para preservar la salud de la piel, está conformado en su mayor parte por agua, de ahí que el ácido hialurónico para la piel también ayuda a la formación de colágeno.

No obstante, aunque la hidratación es su beneficio más destacado, no se trata del único beneficio que el ácido hialurónico es capaz de generarnos. Esta sustancia también es un antioxidante natural, así que se encargará de actuar como una barrera de defensa sobre tu piel ante los efectos del medio ambiente, radicales libres, ciertos productos químicos y exposición excesiva a los rayos ultravioleta.

¿Cuáles son los tipos de piel con los que se recomienda usar ácido hialurónico?

Todos los tipos de piel se ven beneficiados del uso de ácido hialurónico, pero la piel seca y madura especialmente.

No existe un tipo específico de piel que sea incompatible con el uso de ácido hialurónico, de manera que, independientemente de las características de tu piel, puedes estar seguro de que te beneficiarás enormemente si utilizas este producto casi milagroso.

Sin embargo, como quizá puedes intuir, las pieles maduras y secas son las que más beneficiadas pueden salir con su utilización, puesto que estos tipos de piel son los que suelen tener más inconvenientes relacionados con la retención de líquidos, un problema que el ácido hialurónico para la piel puede solucionar como ningún otro producto.

Sin embargo, no hay que olvidar que la piel grasa también necesita hidratación, aunque no en la misma medida que las pieles secas. Dado que el ácido hialurónico no es un producto agresivo con la piel, es excelente para tratar las pieles grasas.

De igual manera, el ácido hialurónico para la piel sensible también es un excelente producto. No sólo cuenta con propiedades que ayudan a cuidarla, sino que también tiene propiedades antioxidantes que le sientan muy bien a esta piel para mantenerse sana.

Por último, hay que decir que las embarazadas no son la excepción ante la utilización de esta increíble sustancia, pues pueden utilizarla sin inconvenientes, ya que se trata de un medicamento completamente seguro en estos casos.

¿Cómo funciona el ácido hialurónico para la piel?

La aplicación regular es la forma más eficaz cuando se usa la crema tópica, pero la versión inyectable requiere apoyo médico.

Cuando se aplica una crema de ácido hialurónico para la piel en su forma de tópico, sus propiedades se encargan de restaurar la humedad natural de la piel, así como crear las condiciones propicias para que la piel pueda mantenerse hidratada.

Esta capacidad de propiciar la retención de humedad es el factor clave de su éxito. Es tan increíble este efecto que apenas un gramo de ácido hialurónico puede ser suficiente para retener hasta seis litros de agua.

Como si esto no fuera suficiente, esta característica no abarca efectos secundarios. Por lo tanto, no tendrás que preocuparte por empezar a presentar descamación o una piel excesivamente húmeda.

Dejando de lado la tan milagrosa capacidad de este ácido para humidificar la piel, hay que decir que las capas superficiales externas de la piel también se verán revitalizadas gracias a sus propiedades. Por ello, puedes estar seguro de que, tras utilizar esta sustancia, tu piel estará más suave al tacto y se verá más joven y limpia.

¿Cómo utilizar el ácido hialurónico para la piel?

Siempre que quieras beneficiarte de una piel hidratada puedes recurrir al ácido hialurónico para la piel.

Con respecto a la utilización, lo primero que tienes que saber es que se recomienda utilizarlo de manera regular. Aplicarlo en tu rostro durante la mañana al despertar y durante la noche antes de dormir puede ser una rutina simple pero ideal. Como se trata de un producto poco agresivo con la piel, entonces es poco probable que te implique alguna clase de inconveniente.

El ácido hialurónico no cuenta con la capacidad de sustituir a un exfoliante, por lo que no debe confundirse con uno.

Ahora bien, aunque lleve la palabra “ácido en el nombre” debes saber que no se trata de un exfoliante, tal y como ocurre en el caso de otros tipos de ácidos comunes en la industria cosmética. De manera que no se recomienda utilizarlo para eliminar las células muertas de la piel.

Por otra parte, debes saber que también existe una versión inyectable de este medicamento, la cual no se debe aplicar con tanta regularidad como la versión tópica, pues es más intrusiva. En este caso es recomendable contactar con un profesional para determinar cuál es la frecuencia más recomendada para usar este tipo de ácido hialurónico para la piel.