Aceite de almendras para la piel
Belleza y cosmética

Aceite de almendras

Cuando se habla de aceites, en la mayoría de los casos se habla de esos aceites que nos pueden servir para cocinar múltiples platillos suculentos. Pero existen algunos que no sirven sólo para esto, sino que también nos pueden ayudar a tener un cutis hermoso, tal y como ocurre con el aceite de almendras.

El aceite de almendras es principalmente utilizado como limpiador de la piel, crema hidratante y acondicionador para el cabello, aunque tiene más usos.

Y es que, tal y como ocurre con otros aceites como el de oliva, está cargado de propiedades que resultan bastante positivas para la salud. Si quieres saber más sobre esos beneficios que obtendrás al incorporar este tipo de aceite a tu dieta y tratamientos de belleza, sigue leyendo.

¿Qué es el aceite de almendras?

El aceite de almendras es uno de los aceites más versátiles que existen. Tiene un olor exquisito, es barato en comparación con otros aceites gourmet y está cargado de propiedades beneficiosas para la salud. Cuando no es utilizado como ingrediente de cocina suele usársele como producto para el cuidado de la piel y el cabello.

Cabe destacar que no existe un solo tipo de este aceite, sino dos: amargos y dulces. La diferencia radica en que existen diversas variedades del árbol Prunus dulcis, del cual se extrae este aceite, específicamente de sus semillas.

Para fabricar el aceite las empresas detrás de su fabricación muelen las semillas del árbol. Para hacer esto existen muchos métodos diferentes, pero en la actualidad los más utilizados, a nivel industrial, son el uso de disolventes químicos o térmicos.

Sin embargo, en el caso específico del aceite de almendra prensado frío, los fabricantes no pueden utilizar disolventes de ningún tipo. Este aceite en específico es el que más beneficios para la piel reporta.

Es fácil diferenciarlo de otros aceites de almendra porque su textura es más ligera y su color es una mezcla entre dorado y marrón.

Cabe destacar que, pese a que existen almendras amargas, el aceite de almendra que se comercializa es sólo el extraído de almendras dulces, puesto que las almendras amargas son venenosas.

Beneficios del aceite de almendras para la piel

Los beneficios del aceite de almendras para la piel no son algo novedoso. El uso de este aceite para el cuidado del cutis se remonta al antiguo Egipto. Todo se debe que sus propiedades contribuyen a evitar que la piel pierda su humedad natural, pues ayudan a que la retenga por más tiempo. De ahí que ayude a que la piel se vea más limpia y brillante.

Por esta razón las personas que más pueden sacar provecho de sus beneficios son aquellas que tienen problemas de piel seca o escamosa. Este complemento natural puede ser todo lo que necesitas para paliar los efectos que la ausencia de líquidos y nutrientes puede causar.

Pero lo cierto es que los beneficios del aceite de almendra no se acaban aquí, pues son mucho más amplios, tal y como verás a continuación.

Hidrata tu piel

Empezamos por el principal beneficio del aceite de almendras. Es un humectante natural de gran poder. Puedes utilizarlo para hidratar no sólo tu rostro, sino toda tu piel si es lo que deseas. Incluso puedes utilizarlo como crema para masajes.

Se caracteriza por ser un hidratante versátil y cargado de vitaminas.

Cuenta con la ventaja, en comparación a otros aceites, de que no tiene demasiado contenido graso, así que al utilizarlo no tendrás que preocuparte porque tu piel quede pegajosa.

Y, debido a su ligereza, es también muy amigable con la piel, especialmente el aceite de almendra prensado en frío sin aditamentos químicos. Éste es compatible con cualquier tipo de rostro,  independientemente de si es grasoso, seco o muy sensible.

Trata infecciones de la piel seca

Se ha demostrado que el aceite de almendras es capaz de tratar la psoriasis y el eczema.

Si sufres constantemente de enfermedades de la piel como la psoriasis y el eczema, los cuales muchas veces se originan debido a la piel seca, entonces tienes que saber que utilizando este aceite no tendrás que volver a preocuparte por ellos, pues es todo lo que necesitas para tratarlos o, si decides empezar a aplicar su uso diario, todo lo que necesitas para prevenir su aparición.

Limpia el rostro

Aunque limpiar el rostro con un aceite pueda sonar, para algunas personas, como una locura, no lo es. Algunos estudios han señalado que utilizar este aceite para limpiar el rostro puede ser muy beneficioso para la piel.

Esto se debe a que sus propiedades tienen un “efecto disolvente” que combate todas las impurezas y exceso de sebo que contaminan nuestro rostro. No obstante, debes recordar retirar cualquier residuo del aceite tras utilizarlo como limpiador.

Cura cicatrices de acné y estrías

Puede ayudar a remover las marcas o cicatrices más superficiales, así como también prevenirlas.

Un estudio centrado en la utilización de aceite de almendras para el tratamiento de cicatrices de acné, demostró que puede llegar a ser muy eficaz. Está especialmente recomendado su uso para las mujeres embarazadas que quieren prevenir la aparición de estrías durante el embarazo.

Es un antiinflamatorio natural

Esa inflamación producto de las bolsas en los ojos puede desaparecer si aplicas aceite de almendras. Esto se debe a que este aceite tiene un alto contenido de vitamina K, E y retinol, una serie de compuestos que ayudan a tratar las bolsas de los ojos.

Puede tratar el acné

El efecto disolvente del aceite de almendras también fue investigado como tratamiento para el cabello y los resultados que arrojó el estudio fueron muy positivos. Sucede que al eliminar el exceso de sebo, también ataca directamente una de las causas más comunes del acné.

Las propiedades disolventes y limpiadoras del aceite de almendras previenen la aparición de acné.

Asimismo, tiene una alta concentración de retinoides, unos compuestos que se derivan de la vitamina A y que, gracias a su capacidad de desatascar los poros, es un compuesto activo en una gran cantidad de cremas para prevenir el acné en el mercado.